“Cuando el vacio danza entre las despedidas, son los encuentros los que ponen la música”. En el simposium anterior a este , el “espacio” trajo el vacío, como la sombra del mediodía atrae el bostezo de la nada. El “tiempo” vino como casi siempre, cabalgando sobre las notas musicales que pulsan los instantes y acunado por un precioso río que no sabía que este año desembocaría en el Mediterráneo. En este simposium habían varios retos a asumir y el…